Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Skip Navigation Linksinicio > Prepara tu viaje > Guías de viaje

​​​​​​​​​​​​​El universo ibicenco de Sant Antoni ​


Sant Antoni de Portmany es un microcosmos magnético. La puesta de sol, la música, la artesanía y, por supuesto, las calas y playas hacen de est​e destino uno de los más sugerentes de Ibiza. ¿Todavía no lo conoces?. LLega hasta nuestro dest​​​ino en tu ferry y recorre la Isla con tu propio coche. Barcelona - Ibiza, Palma Mallorca - Ibiza, Valencia - Ibiza.​


1. Al caer el sol​

Sin hay un momento mágico en el día de Sant Antoni de Portmany ese es, sin duda alguna, la puesta de sol. Si ya has visto un atardecer en la costa de ses Variades no lo olvidas nunca. Viene a ser un espectáculo tan único y memorable como contemplar las estrellas en el desierto. Consciente de este potencial, el municipio se vuelca en el momento mágico del día y ofrece diferentes opciones para disfrutarlo. Desde el famoso Café del Mar, un sunset bar que, desde la década de los 80 ofrece el entorno ideal: las mejores vistas frente al mar, música chill out... Pero también hay embarcaciones que salen desde Sant Antoni hacia el islote de Es Vedrá (un digno competidor en eso de las puestas de sol) para aquellos que prefieren vivir la retirada del astro rey desde el agua. Alguna empresa ofrece esta travesía entre Sant Antoni y Es Vedrá, visitando las playas de Cala Bassa, Cala Conta, Es Codolar y Cala Tarida. Sant Antoni se convierte en el centro de toda Ibiza a la caída del sol. Inolvidable para aquellos que ya lo han experimentado, imprescindible para quienes aún lo tienen pendiente. No te quedes fuera.


2. Noches sin fin​

​La magia de la puesta de sol ibicenca es el mejor preludio para otro de los grandes reclamos del lugar: la fiesta nocturna. Referencia internacional, durante el verano, los locales de Sant Antoni marcan tendencia sobre la música que se escuchará en el resto del mu​ndo durante el próximo año. Los mejores DJs internacionales de los que has oído hablar se dan cita en los clubes de esta zona de la isla pitiusa durante los meses estivales. Dentro del municipio de Sant Antoni, en la localidad de Sant Rafel de sa Creu –en el centro de la isla– se encuentra una de las discotecas de mayor renombre: Amnesia. Todo un referente mundial. Entre las fiestas que prepara el local para este verano 2014, destaca Foam & Diamonds, que tendrá lugar cada miércoles de agosto. ¿El plan? Cuatro exclusivas noches en las que Paris Hilton hará de anfitriona –y de DJ, de paso– para todos aquellos que se acerquen a bailar al ritmo de la electrónica, la espuma y ¿los brillantes? Por acercarte no pierdes nada… Otra pista nocturna más en Sant Rafel: Privilege Ibiza, con una propuesta distinta para cada día de la semana. ¿La estrella? La noche de los viernes con SuperMartxé. Además, Privilege tiene marcadas varias fiestas especiales en su calendario del verano 2014. El 2 de agosto es el turno de Cream Ibiza que, de la mano de BBC Radio, trae a Privilege Ibiza a algunas de las figuras más importantes de la música dance: Steve Angello, Above & Beyond, Sasha B2B Pete Tong… En el propio Sant Antoni se encuentra otra de las discos punteras de la isla: Es Paradis, que prepara fiestas temáticas para las noches más calurosas del año: Colors, dedicada a la música dance; Water party, que se celebra los viernes, o Glow, la única fiesta de la pintura de toda la isla. Tienes para elegir.


3. En ruta

Seguramente, aquellos que vean salir el sol en alguna de las discotecas de la isla, no tendrán fuerzas para la oferta de ocio diurna. No te equivoques: hay tiempo para todo. Desde Sant Antoni parten varias rutas para conocer tanto los paisajes de costa de la localidad como la naturaleza interior. El turismo activo o de aventura es mucho más que una moda: además de las rutas a pie, si eres amante del ciclismo y de los deportes náuticos puedes aprovechar tus vacaciones en Sant Antoni. La bicicleta puede ser tu compañera perfecta (no olvides que puedes llevarla en el barco) para conocer su rico entorno natural. Si no te has acordado de llevarla contigo, puedes alquilarla: Ibiza Sport, por ejemplo, es una empresa especializada en rutas de mountain bike y carretera. Con sede en Sant Antoni, presumen de conocer la isla como la palma de su mano y proponen redescubrirla subidos sobre dos ruedas. ¿Te apuntas? Pero el entorno de Sant Antoni esconde más secretos. La cueva de ses Fontanelles, por ejemplo, a medio camino entre sa Forada y el Cap Nono, y alberga pinturas rupestres realizados en la Edad de Bronce. Además, sus paredes húmedas resultan perfectas para mantener una temperatura idónea para el vino. Por ello también se la conocía como “la cueva del vino”.

4. ¡Ibiza a todo color!

Eso es lo que se propone conseguir BLOOP Festival, transformar la isla a través del arte, la pintura y la creatividad. A partir del 20 de julio (día en el que se celebrará una fiesta inaugural), Sant Antoni acoge a creativos y artistas de todo el mundo que animarán –aún más si cabe- la vida de la isla. Exposiciones, wall-painting, performances y video-proyecciones darán un nuevo color a Ibiza. Con el Faro de Ses Coves Blanques como centro neurálgico del evento, habrá cinco exposiciones desarrolladas por Digital Genetic Pasta. Además, BLOOP es un festival interactivo, en el que se promueve la participación del visitante para crear espacios artísticos únicos e irrepetibles. Si eres inquieto, BLOOP también: la música tampoco faltará en esta experiencia artística colectiva que colorea Ibiza hasta el 24 de agosto.​


5. ¡Todos al agua!

Cala Gració, Cala Salada y Saladeta, Caló des Moro y Es Pouet son los cuatro nombres que debes subrayar a la hora de plantar toalla y sombrilla en Sant Antoni. La de Gració es una pequeña cala que se encuentra entre rocas y un bosque de sabinas y pintos. Frecuentada por familias, cuenta con servicios y chiringuito. Salada y Saladeta son dos calas muy cercanas entre sí, pero separadas por unos acantilados rocosos. También son un enclave tranquilo y perfecto para un día de playa relajado. Busca tu rincón. Más concurrida es Caló des Moro, muy cerca del centro de Sant Antoni. Situada en una zona rocosa, es perfecta para practicar el buceo de superficie. Y, por último, una de las playas más populares de la zona: Es Pouet. Rodeada de hoteles y otros alojamientos, su poca profundidad la convierte en el mejor destino para los bañistas más pequeños. Y los padres se hinchan a hacerse selfies con sus aguas límpidas de fondo. Si la oferta de ocio se multiplica en la isla durante los meses de estío, la deportiva no iba a ser menos. Si te gustan el buceo, la vela o el kayak, este es tu destino. Son algunas de las opciones para exprimir al máximo las vacaciones de sol y playa. El Club Nàutic de Sant Antoni, a través de su programa Sailing Meetups, ofrece alquiler y excursiones en kayak o a vela. Si viajas con niños, una buena alternativa puede ser el Aquarium de es Cap Blanc (carretera Cala Grassió). También es conocido como sa cova de ses llagostes, ya que esta cueva natural también fue utilizada como vivero de langostas. A finales de los años 80 se acondicionó para convertirla en un acuario natural en el que disfrutar de la compleja fauna marina de la isla. El Centro de Recuperación de Especies Marinas (CREM) también utiliza estas instalaciones, por lo que los niños flipan si se encuentran animales –tortugas marinas, por ejemplo– en proceso de recuperación. El acuario también dispone de terraza y bar en el que se organizan sardinadas durante los fines de semana de junio, julio, agosto y septiembre. Un planazo paterno.






6. El sabor del Mediterráneo

Aunque preparado para todo tipo de paladares gracias a su amplia oferta de gastronomía internacional, Sant Antoni de Portmany es el lugar perfecto para descubrir la cocina balear. Bullit de peix, sofrit pagès, arroces, frita de porc… Son algunos de los platos estrellas de la gastronomía pitiusa. ¿Y qué mejor que acompañarlo con los vinos de la zona? Bajo la denominación de Vinos de la Tierra de Ibiza, existen varias referencias. La mayor parte provienen del valle Sant Mateu, y se elaboran a base de uva monastrell. Y qué mejor que probarlo desde las propias bodegas. Puedes visitar las de Ca’n Maymó y Ca’n Rich de Buscastell, por ejemplo. ¡Y que no falte el toque dulce! Si eres goloso, el flaó, a base de queso y con un toque de hierbabuena, es el broche perfecto para un buen festín ibicenco. Sin olvidarte de los licores locales, por supuesto.

7​. Más que un recuerdo

Playa, atardeceres, fiesta,​​ excursiones, arte, buena mesa… ¿Qué faltaría para completar el un verano perfecto? Las compras, que en Sant Antoni de Portmany se centran en los tradicionales mercadillos y en la artesanía local. La mejor opción para llevarte un original recuerdo de la isla. Durante los meses de verano y las primeras semanas del otoño, en el passieg de Ses Fonts se despliega el Mercadillo de San Antonio, con artesanía y productos locales. Viernes y domingos, de 10.00 a 14.00 horas. Las mañanas de los sábados tu meca es el Mercadillo de Forada, en Buscastell. En este mercado puedes encontrar productos frescos de la tierra, aceites, vinos, artesanía, con​servas, cosmética... Y otro destino imprescindible para los amantes de la artesanía es Sant Rafel de Sa Creu (a 8 kilómetros de Sant Antoni), declarado Zona de Interés Artesanal. Los mejores ceramistas de toda Ibiza se encuentran en este pueblo. De hecho, han creado un estilo propio –de inspiración púnica– por el que son conocidos internacionalmente. Todo el pueblo de Sant Rafel vive por y para la artesanía, y en su avenida central concentra los talleres, cuyas puertas están abiertas para dar a conocer su trabajo a los visitantes. Incluso, ventanas y terrazas están decoradas con vasijas y jarrones de este estilo tan característico. Tentaciones a cada paso.

​​​