Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Skip Navigation Linksinicio > Prepara tu viaje > Guías de viaje

​​​​​​​​​​Ruido y fuego en las Fallas (y más)​

​​Mapa rutas baleares

En el aire se intuye la primavera, suenan los petardos y huele a pólvora casi desde el puerto de Valencia… ¡Han estallado las Fallas! Pero no creas que las de la capital son las únicas: sube el coche en el ferry y viaja desde las islas hasta Valencia​ y podrás comprobar que, del 15 al 19 de marzo, en decenas de municipios de Castellón, Alicante y Valencia celebran la llegada de la nueva estación con arte, buen humor, fuego, ruido y muchísima diversión. 
Mascletá Valencia 2013

1. Valencia

El 19 de marzo la noche valenciana arde durante la apoteosis de la Cremá. El fuego consume más de 750 fallas (tanto infantiles como grandes, de unas 400 comisiones o agrupaciones falleras) en diversos puntos de la ciudad en un fin de fiesta que impresiona a quienes lo ven por primera vez: gigantescas llamas se llevan por delante todo lo negativo y la ciudad resurge de las cenizas. Pero hasta llegar a la gran noche de las Fallas, fiesta declarada de interés turístico internacional, ocurren muchas cosas en Valencia, y aquí tienes una pequeña guía para que no te pierdas nada.

Exposición del Ninot: arte en cartón piedra. Mientras los días avanzan, podemos observar una pequeña muestra de los monumentos falleros, algunos de ellos exquisitos: creaciones que mezclan arte, sátira y crítica social en grandes construcciones de poliestireno, madera y cartón piedra. Cada comisión fallera elige un ninot de su falla para enseñarlo desde principios de febrero hasta el 15 de marzo en la exposición que se celebra en la explanada del centro comercial Nuevo Centro (Avenida Pio XII, 2). Una colección de la que saldrán, por votación popular, el ninot indultado y el ninot indultado infantil; ambos se salvarán de la quema y pasarán a formar parte del Museo Fallero (Monteolivete, 4). Además de todos esos ninots, el centro muestra imágenes de las mejores fallas de cada año. Abre de lunes a sábado de 9.30 a 19.30 y la entrada cuesta 2 euros; los domingos y festivos (de 9.30 a 15.00) la entrada es gratuita.

A lo largo de la semana de vísperas hay varias posibilidades de tomar una paella callejera. El día 7, por ejemplo, hay dos opciones: a mediodía, en la falla de Vicente Sancho Tello-Chile; y, por la noche, en la falla Archiduque Carlos-Chiva. El precio de la inscripción, para los no falleros, es de cinco euros. Aquí se produce un fenómeno mágico: el arroz siempre sale bueno, por muy ‘masivo’ que sea.
paella valencia

¡¡La mascletá!! Si regresamos al calendario, a partir del 1 de marzo hay una cita diaria a la 14.00 en la plaza del Ayuntamiento. El estruendo y el olor a pólvora conquistan el centro de la ciudad con la mascletá, en la que explotan cientos de petardos ante la mirada de miles de valencianos. El ruido nunca cesa en Valencia durante estos días. No te asustes si por la mañana, bien temprano, oyes explosiones en cualquier punto de la capital. Se trata de la despertà, menos conocida que la mascletá, pero igual de sonora.

La plantá: las fallas toman las calles. La Semana Fallera arranca el 15 de marzo, y durante la madrugada del 15 al 16 los falleros trabajan afanosamente en la plantá, es decir, en la colocación de las fallas. Por la mañana, los 760 monumentos grandes y pequeños dan color y emoción a las calles valencianas, y quedan a la vista de todos hasta el día 19. No hay más remedio que callejear por la capital para disfrutar con los mejores monumentos, verdaderas obras de arte que arderán el día 19. Algunas de las más espectaculares, incluidas dentro de la llamada Sección Especial, son las fallas Na Jordana, Plaza del Pilar, Convento Jerusalén, Almirante Cadarso-Conde Altea, Regne de València y Sueca-Literato Azorín. La Oficina de Turismo del Ayuntamiento de Valencia ofrece visitas guiadas.

Fuegos artificiales. Una fiesta en Valencia no es fiesta si no propone fuegos artificiales en su programa. Del 15 al 18 de marzo, a las 24.00 el paseo de la Alameda refulge y brilla y estalla en ruido y luz. Los fuegos artificiales atraen a miles de valencianos y visitantes en un espectáculo que adquiere dimensiones gigantes el día 18: la Nit del Foc ofrece una exhibición probablemente única en el mundo. 
​​nit del foc

Un descanso, ¿no? Música, tracas, pólvora… Un poco de relajación no vendrá nada mal. Un planazo: el paseo por la playa de la Malvarrosa y el Puerto, remozado para la Copa América 2007. Asistirás a una moda creciente: los patines. Y en pleno marzo, a la hora de la merienda, hay que hacer caso a los valencianos, a los que asalta una duda: ¿un chocolate con buñuelos o una horchata fresquita? La mejor solución será probar ambos, y así le hacemos un último homenaje al invierno ante de abrazarnos al buen tiempo. En Fabián (Císcar, 5) podemos saborear una exquisita horchata y también un chocolate calentito. En El Siglo, entre la plaza de la Reina y la plaza de Santa Catalina encontrarás otra rica horchata y los clásicos fartons. Después, más fiesta.

¿Y dónde están las falleras? La espectacularidad de los trajes tradicionales alcanza su mayor dimensión los días 17 y 18 de marzo, cuando las falleras participan en la ofrenda floral a la Virgen de los Desamparados. Las comisiones falleras llegan a pie desde sus barrios hasta la plaza de la Virgen, desde las 16.00 y hasta bien entrada la noche. Con los ramos de flores se compone un tapiz de 15 metros de altura, y el manto de la Virgen se decora con claveles. 

La gran noche de la Cremá. Fuego. Luz y calor. Aunque parezca una contradicción, el trabajo tantos meses de los artistas falleros cobra sentido cuando desaparece. La noche del 19 de marzo todo arde en Valencia, y es el gran momento del año. A las 22.00 empieza la Cremá de las fallas infantiles; media hora más tarde se quema la que haya obtenido el primer premio de la Sección Especial de Valencia, y a las 23.00 arde la falla infantil de la plaza del Ayuntamiento. Con los fallas grandes se repite el proceso: a medianoche arden todas las fallas, después la elegida como mejor de todas y, por último, para cerrar las fiestas, se quema la del Ayuntamiento. La noche se va apagando en Valencia y la fiesta se acaba, pero todo empieza, arranca de nuevo el ciclo de la vida. ¡Bienvenida, primavera!
Quema de ninot

A las Fallas de Valencia acuden anualmente un millón y medio de turistas (sumando todos los días), así que tal vez te sature tanta gente. Si es así, coge tu coche y conduce. No tendrás que desplazarte mucho para encontrar otras Fallas de gran calidad, pero sin agobios. 

2. Sagunto

Las Fallas de Sagunto, de interés turístico nacional, se convierten en otra explosión de luz y estruendo a media hora de la capital, hacia el norte (autovía V-21). La Cabalgata de Humor Fallero, la plantá y la ofrenda de flores a la Virgen de los Desamparados son los actos más representativos, sin olvidar, por supuesto, la Cremá: en las gigantescas hogueras arden alrededor de 60 fallas que representan con ironía y sátira escenas de la vida política y social. No todo se quema, porque aquí también hay ninot indultado. Y, quizá no lo sepas: la playa de Puerto de Sagunto está entre las mejores de la Comunidad Valenciana. Como la de Canet d’En Berenguer, a tiro de piedra. 

3. Alzira

Después de conducir 35 minutos en coche desde Valencia (hacia el sur, por la V-31 y A-7), puedes conocer las Fallas de Alzira, también declaradas de interés turístico nacional. Las comisiones falleras plantan 70 monumentos que arden también el 19 de marzo, pero los días grandes de la fiesta (a partir del 16) hay otras muchas actividades. Entre el aroma a pólvora y típicos buñuelos, destacan la ofrenda floral a la Virgen de Lluch, la cabalgata de disfraces y, sobre todo, el jolgorio de las calles. Los casales (grandes casetas de feria) y las verbenas reciben al visitante hasta la madrugada.

4. Dénia

Las de Dénia se encuentran sin duda entre las Fallas más espectaculares de la provincia de Alicante. Desde Valencia tienes que conducir poco más de una hora por la AP-7 para disfrutar de unas fiestas que​ incluyen, por supuesto, mascletás, pasacalles, música y la Cremá. La gran diferencia de esta noche de fuego es que las fallas arden de una manera escalonada (desde las 22.00 hasta las 3.00), una idea perfecta para que puedas ver el máximo de monumentos en llamas. Como la idea de disfrutar de su playa, tan larga que se encadena con la de la vecina Oliva. 
falleras de Denia

5. Gandía

La AP-7 nos conduce en menos de una hora hasta Gandía, en el sur de la provincia de Valencia. Además de ver arder las fallas, en esta localidad puedes encontrar otros actos tradicionales, como los llamativos pasacalles de las comisiones de fallas, que recorren la ciudad acompañados por bandas de música. En Gandía se cuida mucho otra tradición, a la que acuden todos los falleros y falleras: la procesión y la posterior misa que se celebra en honor a San José en la colegiata. Estas fiestas también son de interés turístico nacional. Como la celebrada playa norte, apenas a unos kilómetros del centro: mide casi tres kilómetros y tiene una faja de arena de 85 metros. Si hace bueno, nada como tomar un refresco en sus terrazas y ‘apartarse’ del fuego festivo.

6. Xátiva

Hacia el interior, todavía en la provincia de Valencia, por la A-7 llegamos en 45 a Xátiva, donde se celebran unas fallas que tienen la categoría de fiesta de interés turístico autonómico. Allí se plantan 18 fallas grandes, otras tantas pequeñas, dos municipales y otras que elaboran los colegios y hasta las asociaciones de pensionistas y jubilados: la fiesta está arraigada a​​l menos desde 1865. Antes de la gran noche de la Cremá, Xátiva disfruta con actividades como el concurso de teatro, la paella gigante, cabalgatas, desfiles, ofrenda de flores, exposiciones y conciertos. 

7. Burriana

Basta tomar la ruta que nos lleva a Sagunto (y conducir un poco más) para llegar hasta Burriana en unos 45 minutos. Merece la pena conocer las fiestas de este pueblo, estandarte fallero en la provincia de Castellón. La tradición fallera en Burriana se remonta al año 1928, cuando un grupo de vecinos decidieron montar en la actual plaza de la Merced el que seria el primer monumento de la ciudad. Casi cien años más tarde, el 19 de marzo arden 36 fallas en la Cremá.
 

8. Benicarló

Estamos hablando de unas Fallas jovencísimas, nacidas en 1973, pero de una enorme calidad artística. En Benicarló (Castellón), a 140 kilómetros de Valencia (una hora y media por la AP-7), después de una semana de tracas, cohetes, fuegos artificiales y mascletás, se queman 13 preciosos monumentos falleros.
Fallas de Benicarló- ninot

9. Castellón de la Plana​​

No todo son Fallas en la Comunidad Valenciana en el mes de marzo. La capital de Castellón (a menos de una hora en coche de Valencia por la AP-7) celebra las Fiestas de la Magdalena, declaradas de interés turístico internacional. Duran nueve días, y arrancan el sábado (este año, el 7 de marzo) con disparos de cohetes y mascletás. El momento más emotivo se vive el primer domingo en la romería de les Canyes. Miles de personas acuden a la ermita que se levante en el cerro de La Magdalena, a unos ocho kilómetros de Castellón, y al regreso, de noche, se encienden las gaiatas, el elemento distintivo de estas fiestas. Se trata de un monumento iluminado de unos cinco metros de altura que representa los cayados y los faroles que, según la tradición, usaron los primeros romeros para ver el terreno. Además de los castillos de fuegos artificiales, tampoco puedes perderte la Nit Mágica, el martes, con un gran espectáculo de correfuegos.
Imagen de los Correfocs.

¡Recibe a la primavera con el ánimo festivo que se merece!


​​
todas l​as​ guíasquiero ver las ofertas​​ ​