Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
​​​​​​​

​​​​​​Canarias: en ferry hasta la playa


¿Sólo tienes 24 horas entre barco y barco para disfrutar de la isla? No te preocupes, en este artículo te llevamos desde el puerto hasta la arena, sin alejarse demasiado del lugar de atraque. 24 horas bastan para disfrutar de las islas. Viaja en Ferry a Canarias​ y recorre todas las Islas con tu coche.

1. Las Canteras, orgullo de Las Palmas de Gran Canaria​

Las Canteras, orgullo de Las Palmas de Gran Canaria



Los viajeros que desembarquen en el Puerto de la Luz con ganas de playa no tendrán más que cruzar un par de calles. En línea recta desde el Parque de Santa Catalina, ya sea atravesando Luis Morote o Nicolás Estévanez, se encontrarán de pronto en Las Canteras, considerado como uno de los arenales urbanos más espléndidos de España. Más de tres kilómetros de arena dorada componen esta magnífica playa, la preferida de los habitantes de Las Palmas y muy animada durante todo el año, en parte gracias a su paseo marítimo. Surfistas, paseantes y bañistas se desperdigan por toda la orilla hasta casi tocar el auditorio Alfredo Kraus, que vigila a la concurrencia desde un extremo.​​​

2. Roque prieto, piscinas en la roca

Saliendo de la capital palmera, a unos 20 kilómetros en dirección a Aegete, se encuentran las piscinas naturales Roque Prieto. Estas bañeras escalonadas con preciosas vistas al mar son perfectas para remojarse sin sobresaltos mientras se contempla el paisaje. Lo mejor es ir en coche tomando la GC-2, aunque también se pude acceder en guagua hasta Santa María de la Guía. Si se elige esta última opción, habrá que contar con hacer cinco kilómetros a pie.


3. La Aldea de San Nicolás, destino 'pet-friendly'

La Aldea de San Nicolás, destino 'pet-friendly'

















Si has elegido un barco de Trasmediterranea para viajar cómodamente con tu mascota, debes saber que, fasta la fecha, Gran Canaria es el único lugar de España que cuenta con un departamento dedicado a los viajes con mascotas en su Oficina de Turismo. Se llama Gran Canaria Pet Welcome y se ha propuesto convertir la isla en al primer destino europeo para viajeros con animales.

Aunque está un poquito lejos del puerto de Las Palmas, si tienes un par de días merece la pena que visites La Aldea de San Nicolás, 71 kilómetros al suroeste, que alberga la única playa de las Canarias –y una de las poquísimas de todo el país- que admite perros. Este pueblo alejado de los núcleos turísticos es pionero en el movimiento Pet friendly y cuenta, además, con una generosa oferta de casas rurales y hoteles en los que las mascotas son bienvenidas. Está a 71 kilómetros de Las Palmas y desde allí se tarda cerca de hora y media en coche.

4. El Reducto, toma de contacto con Lanzarote

La capital de Lanzarote, Arrecife, es un aperitivo de magníficas playas que jalonan la isla. Si se dispones de poco tiempo, se pude comenzar haciendo una incursión en la ciudad y, dando un paseo en dirección sur, concederse un homenaje en la Playa del Reducto, la principal de la urbe. Quien busque comodidad y relax no echará de menos nada, ni siquiera las palmeras. Este arenal de medio kilómetro de arena blanca está dotado de duchas, baños y chiringuitos, y custodiado por los restaurantes del paseo marítimo, en los que se sirve comida típica lanzaroteña. Las aguas, protegidas por un arrecife, son tranquilas.

Un poco más al sur, cerca del aeropuerto, se llega hasta Playa Honda, en San Bartolomé. Este arenal cercano al aeropuerto, a nueve kilómetros de Arrecife, es urbano pero tranquilo y permite el nudismo.

5. Explorando el norte de Lanzarote: de Costa Tequise a Órzola

A menos de 10 kilómetros de Arrecife en dirección norte se accede a Costa Teguise, donde se puede disfrutar de arenales como la coqueta Caleta Caballo, una pequeña playa de 60 metros de arena blanca custodiada por pequeñas casas blancas. Cerca de allí está Playa del Ancla, por ejemplo, uno de los rincones urbanizados más bonitos, aunque si realmente se quiere huir de la compañía y buscar un entorno salvaje hay que seguir subiendo. La carretera que discurre junto al mar entre Punta de Mujeres y Órzola, a unos 25 o 30 kilómetros de Arrecife y salpicada de calas, es un excelente punto para explorar la zona y encontrar un paraíso propio.

6. Santa Cruz de Tenerife: vuelven las 'Gaviotas'

Este verano, la capital de Tenerifereabre una de sus playas con más solera, que había permanecido dos años en obras para prevenir los desprendimientos de rocas. Y, aunque no es urbana, está muy cerca de la ciudad. Hablamos de la Playa de las Gaviotas, situada al norte del puerto de la ciudad. Nudista, de ambiente joven y arena negra volcánica, este verano se dispone a recuperar el tiempo perdido. Se puede acceder en coche por la TF-121 y también en guagua.

7. Secretos tinerfeños a dos pasos en barco

Dos o tres kilómetros al norte de Santa Cruz de Tenerife se encuentran algunos paraísos recónditos que viven de espaldas al gentío. La Playa de Antequera, espectacular rincón virgen y volcánico en mitad de la naturaleza, es uno de ellos. No existen carreteras que accedan a ella, aunque se pude llegar tras una larga caminata de unas tres horas desde Igueste de San Sandrés. Quien no disponga de tanto tiempo y fuerzas puede tomar un barco desde el pueblo o desde Santa Cruz, la opción que elige la mayoría. Lo mismo sucede con la también magnífica Playa de las Brujas. En este caso, no hay senderismo que valga. Solo se puede acceder por mar.

8. Los Nogales y Los Cancajos, La Palma salvaje

Mientras se ultiman los trabajos de habilitación en la playa de Santa Cruz de La Palma, que estará terminada el año que viene, los viajeros que desembarquen en la ciudad pueden darse un chapuzón en los alrededores. En Puntallana, a unos 10 kilómetros al norte, está la magnífica Playa de los Nogales, una de las más impresionantes de las Canarias. El encanto de este arenal salvaje de arena negra custodiado por un acantilado es incuestionable. Al norte de Puntallana existe un aparcamiento donde dejar el coche o la bicicleta y, una vez allí, se tarda unos 20 minutos en acceder a pie a través de un sendero y una pasarela de madera.​

También de arena negra volcánica es la Playa de los Cancajos, en Breña Baja, a cinco minutos en coche de la capital de La Palma. Es una de las más famosas de la isla por su belleza y su animado ambiente. Quien busque la comodidad de una playa urbana con servicios hará bien dedicándole una visita.


Los Nogales y los Cancajos, La Palma salvaje