Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Skip Navigation Linksinicio > Prepara tu viaje > Guías de viaje > guia-barcelona

​​​​​​​​​​​​​​​​​​Las nuevas tentaciones de Barcelona


Cualquier tiempo es bueno para hacer una escapada de shopping a Barcelona, tanto si viajas por tierra como si lo haces desde las islas por mar. Hamburguesas gourmet, vintage de lujo o la última tienda de vinilos. Te damos las claves de la temporada... y algunas de siempre. Viaja a Barcelona con tu coche. Ferry de ​​​Ibiza a Barcelona,​ ​​Ferry de Mahón a Barcelona​​Ferry Palma de Mallorca a Barcelona​.

1. Tacones ‘Made in Italy’ y alta costura francesa 

El lujo se respira en cada rincón de la boutiqueCherry Heel (Mallorca, 273), una exquisita zapatería italiana abierta hace un año en un edificio modernista de l'Eixample. Los adictos al calzado —hombre y mujeres— encontrarán aquí grandes marcas como Casadei, Rupert Sanderson, Alberto Guardini o Roberto Botticeli, además de foulares de seda de Moschino, bolsos y complementos.Paris Vintage (Carrer del Rosselló, 237). Es la opción para quienes buscan alta costura con un toque retro. En este piso de l'Eixample se venden prendas exclusivas rescatadas de Lanvin, Carven, Dior, Chanel, Yves Saint Lauren o Jean Paul Gaultier desde los años 50 hasta la década de los 90.

Tacones ‘Made in Italy’ y alta costura francesa

2. Tesoros del pasado al peso

No hace falta tener los bolsillos llenos para darse un capricho vintage. Un paseo por Rieira Baixa, el epicentro de lo retro, basta para descubrir lo tentadores que pueden llegar a ser sus escaparates. Hazlo los sábados por la mañana, cuando las tiendas de este rincón de El Raval sacan su mercancía a la calle. Hace un mes llegó Kilostore (Rieira Baixa, 11), un local que vende ropa de segunda mano al peso.

3. Complementos hechos a mano

Sant Antoni, uno de los barrios emergentes del ocio y las compras, esconde sorpresas como el nuevo Rollito Así (Carrer Rocafort, 12), un establecimiento de faldas, bolsos, broches, diademas y complementos hechos a mano por su dueña, una diseñadora mallorquina colorista y original. En el barrio de Gràcia también hay locales que siguen la filosofía del do it yourself. Oslo (C. Torrent de l´Olla, 164), por ejemplo, es un taller que vende arte de edición limitada sin intermediarios.

Complementos hechos a mano 

4. Copas para melómanos

Si amas la música deberás hacer también una parada en Psycho Rock and Roll Club (Piquer 27), en Poble Sec, uno de los nuevos y concurridos bares rockeros de la ciudad. Al lado de la sala Apolo, abre hasta las 3.00 los viernes y sábados y hasta las 2.30, el resto de días de la semana.​ 

5. Primavera Sound también en invierno  ​

El Primavera sound no termina con el festival, ni con la primavera. El Borne acoge la tienda La Botiga del Primavera Sound (Ases, 1) donde pueden comprarse vinilos catalanes, españoles y extranjeros, libros musicales, DVDs, y pósters. Además, los viernes por la tarde hay actuaciones en directo y los sábados amenizan la hora del aperitivo los DJ's más punteros. 


6. La fiebre del swing

Sí, invade Barcelona esta temporada, y para tomarle el pulso hay que darse un paseo por Gràcia, donde algunos aficionados salen a bailar por las plazas los domingos. The Swing Maniacs (Carrer Església, 4) es una de las escuelas del barrio y uno de los catalizadores de este movimiento que no sabe parar quieto.

7. Lo último en sabor italiano

Ningún fan de la comida italiana podrá pasar de largo ante Il Magazzino (Carrer de Londres, 103), mitad tienda delicatessen, mitad restaurante. Aquí se pueden degustar deliciosas pistas y pastas, pero también comprarlas. Venden panettones, aceite, motzarella de bufala o tiramisú del Venetto, además de objetos de decoración italianos hechos a mano.

8. La hamburguesa con mayúscula

En el Borne, Kiosko Burguer (Marquès de L’Argentera, 1 bis) es la hamburguesería de moda. Sirven modalidades gourmet, hechas a la barbacoa de carbón en el momento y con ingredientes frescos. La carne de su ternera, afirman, viene de Asturias, Castilla y León y el Pirineo de Lleida.


9. El chic-bohémiam

Para un toque chic, el Muy Mío Plaza (Plaça de Cardona, 4), restaurante inaugurado a principios de 2013 donde se junta la bohemia con clase. Su cocina mediterránea y su decoración, cuidada e informal a la vez, lo convierten en un lugar acogedor y moderno. Los menús varían entre 20 y 30 euros.

10. Lujo asiático en la mesa

Quien busque glamour de bar de mañana tendrá que fichar el domingo en Bar Rosso (Carrer del Comte Borell, 68), en Sant Antoni. Este encantador local con inspiración oriental cuenta con una agradable terraza ­-que acaba de abrir- y sus brunch tienen fama en toda la ciudad.

También mira hacia Oriente el selecto restaurante japonés Minamo (Consell de Cent, 360), inaugurado este mismo año. Su salón acristalado ofrece vistas a un bonito jardín y transforma su atmósfera conforme avanza la cena, recreando el vuelo de mariposas en la sala. Un marco de ensueño para degustar cocina sofisticada.

11. No solo para fumadores ​

A dos pasos de Les Quinze Nits, en un segundo piso de la misma Plaza Real, aguarda un local diferente al que se accede tras tocar el timbre de un portal. Hablamos de Barcelona Pipa Club (Plaza Real, 3), un acogedor club de fumadores con aire british donde no rige la legislación antitabaco. Por las tardes acoge tertulias y, por las noches, animados conciertos de jazz y jam sesions, además de cenas y copas. Eso sí, para entrar hay que hacerse socio (10,20 euros al mes). Entre sus habituales, Joan Manuel Serrat, Ariadna Gil o Angels Barceló.


12. Picasso vive aquí 

Pablo Picasso vivió en Barcelona los años cruciales de su formación. Mantuvo siempre un estrecho vínculo con la ciudad y quiso que hubiera allí un museo dedicado a su obra. Existe desde 1963 (C/Montcada 15-23) y es un centro de referencia mundial con más de 4.000 obras en su colección permanente y con grandes tesoros, como la serie completa de Las Meninas. Una gozada. 

Siempre Picasso


13. Comer barato en el centro ​

Encontrar un sitio para comer en pleno Barrio Gótico sin rascarse demasiado el bolsillo puede ser un asunto complicado. Y si se busca una restaurante con un toque de sofistificación, todavía más. Una de las opciones económicas y elegantes es el popular Les Quinze Nitz (Plaza Real, 6), donde se pueden probar platos con un toque original en un ambiente cuidado, por unos 15 euros. Lo localizarás de forma fácil por la cola que suele haber en la calle: no admiten reservas.​


​​todas l​a​s​ guías
​ 



​​